Download Conde Cero by William Gibson PDF

By William Gibson

Show description

Read or Download Conde Cero PDF

Similar libros en espanol books

Protesis Dental Sobre Implantes

Infrequent booklet: expense in USD

Por qué soy masón : la masonería al descubierto

Los angeles Masonería es una de las instituciones que más debate y polémica han provocado desde su constitución moderna en 1717. Acusada por unos de ser un grupo de poder, y valorada por otros como una fraternidad poseedora de altos valores sociales y filosóficos, lo cierto es que sus integrantes los angeles definen como una Orden iniciática, y entre sus miembros, tanto en el presente como en el pasado, se cuentan muchos de los personajes más importantes de los angeles historia.

Extra resources for Conde Cero

Example text

Uno de los hombres estaba envuelto en un - 42 - chaleco tejido a mano que le quedaba demasiado grande, el tipo de chaleco con cinturón que Turner había visto llevar a los turistas en Ciudad de México. Los otros dos vestían lujosos anoraks de esquí contra el frío del desierto. Los hombres eran una cabeza más bajos que la coreana, una estilizada mujer de rasgos fuertes y arcaicos y una cresta de pelo rojizo que hizo pensar a Turner en aves de rapiña. Conroy había comentado que los dos japoneses eran hombres de la Hosaka, y Turner pudo advertirlo con facilidad; sólo la mujer tenía la actitud, la pose que correspondía al mundo de Turner, y ella era una delincuente, una practicante de la medicina negra.

Entonces él lo duplicará —dijo Paco sonriendo. —Cosa que para mí no significa nada, como tú has señalado. Quedó en ponerse en contacto conmigo mañana. Supongo que podrás encargarte de la entrega del dinero. Lo pidió en efectivo. —Efectivo —entornó los ojos—. ¡Qué arriesgado! Pero sí, puedo hacerlo. Y también conozco los detalles. Estuvimos monitoreando la conversación. No fue difícil, ya que tuvo la amabilidad de transmitirla él mismo con un micrófono miniatura. Estábamos ansiosos por saber a quién estaba destinada esa transmisión, pero dudamos de que él mismo lo sepa.

Pusieron a Bobby tan cerca de él que pudo ver lo amarillas que tenía las órbitas, casi anaranjadas en el resplandor púrpura rosáceo de los tubos de luz que pendían del techo como colgados al azar. —¿Por qué tardasteis, putitas? —preguntó el traficante, pero no había ira en su voz, sólo agotamiento y algo más, algo que Bobby al principio no supo identificar. —Pye —dijo Jackie , pasando con irreverencia junto a la silla de ruedas para tomar un paquete de cigarrillos chinos de la enorme plancha de madera que Dos-por-Día usaba de mesa—.

Download PDF sample

Rated 4.50 of 5 – based on 17 votes